Las smart scooters, smart bikes y choppers son algunas de las opciones para moverse por la ciudad a velocidades moderadas. Foto: Nicolás Der Agopián

Directores de Movilidad de los gobiernos departamentales se reunieron con la Unasev en enero para elaborar una normativa nacional

Bicicletas y monopatines eléctricos se popularizan al margen del control de las intendencias, que estudian cómo regularlos

5min 3
Nº2007 - al de Febrero de 2019
escribe Lucía Cuberos

De a poco los vehículos eléctricos comenzaron a ocupar las calles: ómnibus, taxis, autos particulares. Pero también circulan desde hace un tiempo por Montevideo las smart scooters, smart bikes y choppers, que son opciones de transporte individual para moverse por la ciudad a velocidades moderadas. La construcción de ciclovías y el arreglo de las calles, junto al aumento del precio del boleto y la saturación de tráfico en algunas zonas de la ciudad, llevó a que la población busque otras posibilidades para trasladarse.

Los vehículos de transporte urbano eléctricos parecen ser una buena opción, y si bien su costo aún es elevado —van desde US$ 1.200 a US$ 1.800— su uso ha ido rápidamente en aumento. Algunos son similares a monopatines plegables con asiento, con parlantes bluetooth y puerto USB incluidos; otros pueden asociarse visualmente a una motocicleta, pero son mucho más livianos. Y otros son simplemente bicis con motores eléctricos que asisten el pedaleo.

El problema es que hoy no existe ninguna normativa para este tipo de transporte, ya que la regulación departamental establece que no deben empadronarse aquellos que alcancen menos de 40 km por hora ni los que no sobrepasen los 50 centímetros cúbicos. Pero como los vehículos eléctricos no tienen cilindradada (únicamente tienen los transportes a combustión), esa norma no les aplica.

Por eso, tiempo atrás la Intendencia de Montevideo (IMM) creó una comisión, integrada por funcionarios de las divisiones de Tránsito y Jurídica, para estudiar una nueva reglamentación que contemple este tipo de transporte híbrido. Y recientemente la comuna se sumó a otro grupo de trabajo que funciona a escala nacional, coordinado por el Congreso de Intendentes, ya que entiende que se trata de una temática que traspasa las fronteras departamentales.

Tiempo atrás la Intendencia de Montevideo creó una comisión, integrada por funcionarios de las divisiones de Tránsito y Jurídica, para estudiar una nueva reglamentación que contemple este tipo de transporte híbrido.

“Esto está llegando a varias ciudades”, dijo a Búsqueda Pablo Inthamoussu, director de Movilidad de la IMM. Por tal motivo, el grupo integrado por todos los directores de Movilidad del país mantuvo una primera reunión con la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) la segunda quincena de enero, informó.

Según explicó Inthamoussu, la ventaja de analizar el tema desde una perspectiva nacional es que la Unasev cuenta con una cámara técnica especializada en transporte, que a su vez tiene la potestad de coordinar acciones con el Ministerio de Industria, el Ministerio de Economía y Aduanas.

“La idea es tener un informe final en el primer semestre de este año, por lo menos para la capital. Queremos avanzar en borradores de normativa y posibles decretos”, sostuvo. El director dijo a su vez que si bien es posible que ambos grupos trabajen en paralelo, el fin es unificar los criterios y las políticas para que no existan diferencias en el accionar de los gobiernos.

Juguetes

Otro de los motivos por los cuales las bicis o los monopatines eléctricos no pueden empadronarse es porque hasta el momento la Aduana los ingresa como “juguetes” y no como “medios de transporte”. Por tanto, se debe primero establecer una categorización especial que contemple estos productos para luego aplicarle una normativa específica, explicó el director de Movilidad de la IMM.

“El primer objetivo es regularlos y poner condiciones de importación, que se les adjudique un nuevo ítem; también definir qué elementos de seguridad deberán tener, ya sea luces, frenos, espejos o uso de cascos. Todos elementos que hoy recaen en una especie de vacío legal”, reconoció.

La idea de la nueva normativa es completar ese espacio en blanco, dado que actualmente no existen exigencias para su venta, como podría ser la mayoría de edad o tener una licencia de conducir especial, algo que en España ya comenzó a regir. De todas formas, las autoridades esperan tener primero este estudio “técnico-científico” sobre el uso de estos vehículos para que la regulación no termine siendo un elemento “meramente administrativo”, añadió Inthamoussu.

Además explicó que uno de los aspectos a tener en cuenta es determinar por dónde podrán circular o si necesitarán hacer uso de las ciclovías.

Foto: Nicolás Der Agopián

“No es un arma”

Los vehículos eléctricos para transporte urbano son “para tramos cortos”, explicó a Búsqueda Martín Fernández, director de Loop Bikes, una de las empresas que vende ese tipo de productos. La smart scooter se puede plegar y llevar en el auto y tiene una velocidad máxima de 25 km por hora. Se usa preferentemente en tramos de 5 y 10 km. Las choppers son más pesadas (unos 50 kilos), pero también tienen la velocidad controlada a 35 km por hora.

La idea de la nueva normativa es completar ese espacio en blanco, dado que actualmente no existen exigencias para su venta, como podría ser la mayoría de edad o tener una licencia de conducir especial.

Según el empresario, “es evidente” que la población busca una solución para moverse en la ciudad, ya sea por el tráfico, los costos de combustible o la escasez de estacionamientos. Aseguró que “hay un interés impresionante” por toda la gama de vehículos modernos y alternativos. “A veces los comparan con motos eléctricas, que alcanzan los 70 km por hora, y no es así. Porque el público que compra una moto, no compra esto. Y quienes vienen a comprar esto, nunca pensaron en comprar una moto”, aseguró.

Al principio los principales consumidores fueron varones, pero hoy la demanda se divide por igual entre hombres y mujeres de entre 23 y 45 años. “No es un arma”, aclara en forma irónica el empresario. “No podés tener que demostrar que tenés control de una patineta o de una bici, que es la velocidad que alcanzan estos productos. Si fuera así, se deberían empadronar todos los monopatines que hay en la calle”, cuestionó.

Movilidad sostenible

Uno de los principal lineamientos que se planteó la actual administración de Montevideo fue fomentar la movilidad sostenible, desalentando el uso del automóvil particular. El primer día de Daniel Martínez como intendente de Montevideo, su comitiva lo acompañó en un auto eléctrico.

En esa línea, Inthamoussu reconoció que estos vehículos son amigables con la movilidad sostenible y con el medioambiente, por lo que quieren “promoverlos y no tomar ninguna medida que los restrinja”. De todas formas, sí esperan implementar controles para garantizar la seguridad de los usuarios.

Esta semana comenzó a funcionar en Montevideo un emprendimiento privado que permite alquilar monopatines eléctricos. La empresa Grin junto al proyecto local Mono, pusieron a disposición unos 200 vehículos a los que se puede acceder en estaciones distribuidas entre Ciudad Vieja y World Trade Center. El sistema funciona con una aplicación para celulares y el alquiler cuesta $ 20 por destrabarlo y $ 1 por cada minuto de uso.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.