Intendencia de Montevideo. Foto: Nicolás Der Agopián

Las autoridades creen que es una “política de inclusión”, mientras que Adeom considera que es mano de obra barata

El 10% de la plantilla de funcionarios de la Intendencia de Montevideo son pasantes y becarios de la Universidad estatal

4min 2
Nº2016 - al de Abril de 2019
escribe Lucía Cuberos

Acceder a la primera experiencia laboral tras terminar una carrera universitaria suele ser una tarea difícil para los jóvenes. Por eso desde hace casi dos décadas las instituciones gubernamentales llevan adelante un acuerdo con la Universidad de la República (Udelar) para que los estudiantes de grado, tanto los que están en curso como los que ya finalizaron, puedan realizar pasantías en sus distintas oficinas por un año, con opción a dos.

La Intendencia de Montevideo (IM) es la comuna que más aprovecha esa situación, lo que provoca críticas de sus trabajadores. La cantidad de personas tomadas en ese régimen hoy en la IM constituyen alrededor del 10% de su plantilla total de funcionarios, muy por encima de la Intentencia de Maldonado, la segunda en el ranking.

“Dentro de los 8.400 trabajadores que tenemos, hay 815 que son becarios y pasantes de la Universidad. Es parte de una política de inclusión, no es que con esa gente se sustituyan puestos de trabajo legítimos”, dijo a Búsqueda el director de Gestión Humana y Recursos Materiales de la comuna, Eduardo Brenta. Según explicó, el objetivo es sumarse a programas nacionales que promuevan el empleo para sectores que tienen dificultades de acceso al trabajo.

Los jóvenes que eligen esta opción son seleccionados por la Udelar mediante llamados internos, a partir de solicitudes y necesidades planteadas por el gobierno departamental. En ese sentido, además de desempeñarse en oficinas centrales —el mayor número se concentra en el departamento de Desarrollo Social, con 125 pasantes, Movilidad, con 89, y Desarrollo Ambiental, con 86— actualmente los estudiantes se distribuyen en todos los municipios de la ciudad, siendo el A (Cerro, La Teja, Casabó, Prado) el que tiene más (12).

Según información brindada por Brenta, también hay pasantes y becarios en su departamento (77), en Recursos Financieros (83), en Desarrollo Urbano (63), Planificación (47), Cultura (55), Secretaría General (39), Asesoría Jurídica (34), Desarrollo Económico (26), Desarrollo sostenible e inteligente (20), Contaduría (11), Asesoría de desarrollo municipal y participación (5) y en la Unidad Central de Auditoria Interna (5).

En diciembre de 2017, la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC) informó que en ese momento la IM contaba con 9.321 funcionarios en total, 784 de ellos pasantes y becarios. Sin embargo, el balance de ejecución presupuestal de la comuna presentado el mismo año informaba que había 715 de 37 carreras diferentes.

Salarios

La remuneración de los becarios corresponde al equivalente de un salario docente universitario, según resolución de la Udelar. Por 20 horas semanales un joven con grado 2 cobra $ 20.468; por 25 horas con grado 1 el sueldo es de $ 20.302; 30 horas con grado 1 $ 25.478; y 24 horas con grado 2, a $ 28.056. Los grados varían según el nivel de avance de los estudiantes en sus carreras, o si ya se desempeñan como becarios al finalizar los estudios.

“La Udelar les paga con plata de la intendencia. Nosotros le transferimos a la Universidad el dinero de los salarios y esta les paga a los pasantes, ya que nosotros no podemos pagar Fonasa. No estamos tomando mano de obra barata. Se les paga lo mismo que si la persona tuviera una beca en cualquier otro lado”, enfatizó Brenta.

De todas maneras, contratar becarios es más económico, dado que si ingresa un profesional por concurso, el salario sería más alto, a base de un grado 3. “Hay que tener presente que los becarios llevan adelante tareas de apoyo, de asesoramiento, pero no pueden firmar por la intendencia. Se supone que están haciendo la experiencia para iniciar su carrera laboral, por eso es tan importante este programa. No para la intendencia, sino para la Udelar”, dijo al respecto.

La intendencia también tiene convenios con UTU —por el que da trabajo a 21 personas—, con el programa Yo Estudio y Trabajo, del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop), en el que participan 17 jóvenes, y con la Dirección Nacional del Liberado, hoy integrado por ocho personas.

“Para los liberados, es una posibilidad de tener una experiencia laboral demostrada y acreditada. En el caso de Inefop, incluso se nos ha pedido que aumentemos la cantidad, porque para ellos no es fácil lograr que los organismos públicos y privados agarren viaje a pesar de los beneficios”, dijo Brenta. “En general, el sector privado y los empresarios huyen de estos programas”.

Diferencias

Según el informe de 2017 de la ONSC, la segunda intendencia con más pasantes y becarios es la de Maldonado, aunque la diferencia es amplia. Este tipo de funcionarios no llega al 3% del total (109 de 3.158). El resto de los gobiernos departamentales tienen entre 3 y 50, mientras que Artigas, Cerro Largo, Durazno, Flores y Soriano no cuentan con ningún pasante.

“Igual hay que tener presente la cantidad de funcionarios de una intendencia en relación con los habitantes. Si se hace esa cuenta, Montevideo es la que tiene menos funcionarios por habitante. Además, acá selecciona la Udelar, no nosotros. Acá no se entra a dedo”, justificó el director.

Hace un año, los pasantes y becarios reclamaron tener derecho a huelga, tras negárseles la posibilidad de sumarse a paros convocados por el gremio municipal (Adeom). La respuesta de las autoridades fue que al no contar con un vínculo laboral formal con la intendencia, solo podían adherirse a los paros generales.

En el sindicato de trabajadores municipales ven con desconfianza la contratación de becarios por parte de la IM. Eduardo Vignolo, presidente del Consejo Ejecutivo, afirmó a Búsqueda que si bien están de acuerdo con que la tarea constituya su primera experiencia laboral, no comparten la forma en que “la intendencia los utiliza”. “La IM los usa como si fueran trabajadores municipales con las mismas responsabilidades, les exige lo mismo, pero estos gurises cobran muchísimo menos que un funcionario municipal”, sostuvo.

Según Vignolo, discrepan con que algunos servicios dependan enteramente de becarios, que en ocasiones cuentan con un jefe administrativo como único apoyo. Tampoco les parece bien, añadió, que los pasantes constituyan un número tan alto de trabajadores. “Lo que hacen con eso es ahorrarse de tomar trabajadores municipales, no estamos de acuerdo con que vengan a reemplazarlos para que hagan la misma tarea por menos plata”, indicó el sindicalista.

Sostuvo además que los jóvenes “no tienen derechos” y “ofician de rompehuelgas”, porque la intendencia los hace trabajar durante los paros.

Noticias relacionadas

▪ Martínez asegura que la reforma de 18 de Julio sigue adelante, aunque por etapas, pero en la intendencia todavía no definieron cómo

▪ Intendencia instalará cámaras de video en la entrada de boliches para evitar discriminación en el ingreso de las personas

▪ IM financiará las conexiones al saneamiento de unas 30.000 personas de bajos recursos; restan 55.000 hogares

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.