La tendencia de los eventos silenciosos llega al país a través de Club Silent Uruguay

El ritmo del silencio

4min
Nº2025 - al de Junio de 2019
Por Katherine Chamyan

La escena comienza con un bar lleno de gente bailando. Pero no hay música. Todos están usando auriculares grandes mientras charlan con un trago en la mano. Solo se escucha el ruido de voces y de líquido llenando los vasos. En la barra, una pareja está sentada, ella lleva auriculares pero él no. Recién cuando la muchacha se los quita y se los pasa a él es cuando podemos oír el sonido de la música por primera vez. La escena pertenece a la película finlandesa El tiempo de las rosas (Ruusujen aika) del año 1969, pero que cuenta una historia ambientada en el 2012. El futuro que vio el director Risto Jarva al momento de filmar esta película se cumplió y se materializó en lo que hoy conocemos como “fiestas silenciosas”. 

Cuando reflexionamos en cómo ha influido la tecnología en nuestras vidas, tendemos a pensar que por un lado permitió más conexión, pero por el otro ha perjudicado la interacción humana. Vivimos en una era digital, en la que el contacto directo se fue perdiendo; los aparatos tecnológicos están en todo, nos permiten desarrollar nuestras vidas a través de una pantalla o con un simple clic. Por eso, es normal pensar que las relaciones interpersonales ya no son lo mismo. 

En esta nueva realidad se instaló en nuestro país Club Silent Uruguay, una empresa que organiza eventos musicalizados en silencio. Cada persona se pone un par de auriculares inalámbricos y elige qué escuchar y a qué volumen. De esta manera, se evita la contaminación sonora y los ruidos molestos. Pero más allá de eso, Club Silent fomenta la interacción humana en lugares en los que sería imposible mantener una conversación por el volumen tan alto de la música. Estamos, entonces, ante un avance tecnológico que promueve el diálogo y hace que predomine el murmullo de las conversaciones sobre la música, que en muchos lugares se vuelve ensordecedora. 

El director de Club Silent Uruguay es el productor audiovisual Federico Lemos, quien junto al contador Gianni Filosi decidieron traer la idea a Uruguay luego de toparse con una publicación en Instagram. “Me llamó mucho la atención el posteo de un video que era una fiesta, y todos los participantes estaban con auriculares inalámbricos. No había sonido ambiente, no había parlantes”, contó Lemos. 

TRES EN UNO. El auricular recibe hasta tres señales distintas en forma simultánea. Cada usuario selecciona el canal que quiera escuchar, identificados por los colores azul, rojo y verde. “Estás a un botón de distancia de tu canción preferida” es el lema de estas fiestas. Pero el mismo recurso también puede utilizarse en otro tipo de eventos: clases de yoga, actividades deportivas, paseos interactivos, conciertos y conferencias. Por ejemplo, uno de los últimos eventos que organizó Club Silent Uruguay fue una conferencia con tres oradores diferentes en la que cada invitado podía elegir qué charla quería escuchar y por cuánto tiempo. 

Lo mismo puede hacerse con paseos interactivos, como una visita a un museo o una salida didáctica que se dicte en varios idiomas y sea posible seguir la actividad en cualquiera de ellos. Lemos y Filosi buscan posicionarse en el ambiente empresarial, en actividades relacionadas con presentación de productos, de marcas y de innovación tecnológica.

EN EXPANSIÓN. Este fenómeno ya podía experimentarse en la década de los 80 cuando la gente se reunía espontáneamente a bailar y escuchar música con sus propios auriculares, pero estos no tenían las mismas particularidades que hoy. También en esos años y en la década de los 90 algunos grupos ecologistas adoptaron este mecanismo para manifestarse en contra de la contaminación sonora. 

Sin embargo, ganó popularidad en los últimos años, principalmente en Europa y con el avance de la tecnología. Una productora en Rotterdam llevó esta idea a Londres y luego a Berlín, y así se fue expandiendo la moda. La primera vez que una audiencia pudo experimentar un concierto directamente a través de auriculares fue en Gales, cuando BBC Live Music organizó un show en el Chapter Arts Center de Cardiff. Hoy, en Europa, los eventos silenciosos son muy comunes. 

A Latinoamérica la moda llegó un poco más tarde, como es costumbre. Filosi cree que el fenómeno Club Silent va a ser muy exitoso en Uruguay y que va a llegar a transformarse en algo necesario. Sin embargo, también cree que “es un mecanismo compatible con el método tradicional de los parlantes, donde todo el mundo escucha lo que todos escuchan. Puede ser un plus en algunos lugares en los que la gente se quiera divertir de otra forma, pero no quiere decir que todos los boliches vayan a adoptar esto para seguir en funcionamiento”, explicó.  

Actualmente, Club Silent está operando en Argentina y Estados Unidos, y a través de su instalación en Uruguay busca expandirse hacia Perú, Paraguay, México y Chile en los próximos meses.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.